Estrés - Ansiedad

Estrés y ansiedad

Si alguien nos pidiera que es para nosotros tener una vida “saludable” o “sana” seguramente haríamos una lista en la que se incluyera: dieta, ejercicio, no beber demasiado alcohol, no tener problemas para dormir, etc.. Sin embargo, la capacidad de gestionar nuestras emociones, tener un estado mental positivo como generosidad, compasión o paciencia, a veces, es incluso más importante que todo lo anteriormente mencionado.

Si nuestras emociones son caóticas y intensas pueden dañar a nuestro cuerpo y mente desgastando nuestra energía vital.

Sin embargo, nuestras emociones son una respuesta normal a nuestra vida diaria y evitar cualquier sentimiento o reprimir una emoción, causará aún más daño.

  • Directamente: alterando el sistema nervioso, endocrino e inmune.
  • Indirectamente: afecta a las relaciones sexuales y de pareja.

Los nuevos avances científicos (inseminación artificial, fecundación in Vitro, ICSI) ayudan a parejas o mujeres que no pueden conseguir el embarazo y a pesar de tener las tecnologías más avanzadas, cada vez más, las clínicas de fertilidad incorporan dentro de su equipo a un gabinete de psicólogos.

Por lo tanto ante la pregunta:

¿El estrés afecta a la fertilidad? La respuesta es sí.

Vivimos en una sociedad en la que tener problemas está mal visto y aún más tener problemas de infertilidad. Hay pocas mujeres y parejas que expresen tener este tipo de dificultades abiertamente a amigos o familiares y, con frecuencia, estas inquietudes se llevan de escondido y incluso con vergüenza.

Cuando se vive o se está viviendo este tipo de experiencias negativas, tristes, dolorosas o estresantes y el cuerpo no es capaz de enfrentarse a lo que ocurre, según la medicina china, con el paso del tiempo, el flujo de la energía se interrumpe y no llega a irradiar a los órganos, por lo que entenderás que habrá consecuencias físicas además del malestar emocional no resuelto. Un órgano (la mente incluida) que no dispone de energía, no funciona correctamente.

En todas mis sesiones de acupuntura trato las posibles creencias o bloqueos emocionales que no dejan que la energía fluya. Después de cada sesión podrás notar que el peso de las preocupaciones se sienten más ligeras y que ganas cada vez más autoestima.

Deja que la energía fluya de la manera que te sientas más cómoda: haciendo acupuntura, o también con el deporte, la meditación, o el yoga. No te escondas de ti misma, y aceptar que una situación te desborda o que necesitas ayuda es una muestra de ser valiente!

Ser madre, es un camino que necesita mucho valor y coraje, así que ¿por qué no empiezas a cuidar tu fertilidad cuidando tu mente y espíritu?