¿Te quieres visitar conmigo?

Cuando inicié mis estudios de acupuntura y empecé a pensar en la especialización, tengo que ser sincera, la ginecología y fertilidad no fueron mi primera opción, aunque me atrajera mucho, en aquellos tiempos pensaba que, si no era madre o no tenía intención de serlo, no podría comprender a muchas de las parejas o mujeres con problemas para quedarse embarazadas o con desajustes hormonales. Ahora lo pienso y siendo muy drástica en el ejemplo sería lo mismo decir que si un médico no ha pasado por un cáncer, no puede tratar a pacientes que sufren de cáncer. O un pediatra, como es una persona adulta, no puede tratar a niños. Tenía esa creencia, quizás como protección para enfrentarme a algo que me abrumaba. Ayudar a gente a conseguir algo que desea tanto, algo que les va a hacer tan felices, es una tarea maravillosa pero también es una responsabilidad enorme.

¿Quieres visitarte conmigo?

Vanessa Castillo GarcésSabía que tarde o temprano tenía que hacer frente a ese miedo. Y es que, en mi caso, la vida me tenía preparada una grata sorpresa:

Mi primer contacto mientras estaba estudiando acupuntura fue trabajando en un centro especializado en fertilidad.

Mi segundo contacto fue trabajando en otro centro especializado en fertilidad.

Y hasta ahora, que he abierto mi propia consulta, me he dedicado en gran medida a la fertilidad y la ginecología, así que entenderás que no ha sido “casualidad” y no porque la acupuntura no sea efectiva ayudando a otros pacientes con otras dificultades, pero al final, todo me dirigía en la misma dirección. Aunque me diera miedo, aunque pensara que no tendría empatía empecé a tratar pacientes en este tema, y surgió esa naturalidad, esa sensación de que estás haciendo lo que debes hacer porque es lo que realmente quieres hacer. Desde mis primeras prácticas sólo me he sentido cada vez más ilusionada, entregada y feliz.

Este 2017 he tomado el rumbo que quiero a nivel profesional y personal y he decidido abrir mi propia consulta. He tenido la gran suerte de trabajar para y con personas fantásticas que me han ayudado a seguir evolucionando y continuar esta travesía. Me siento afortunada y eternamente agradecida a todos los mentores que he encontrado y que tengo a mi lado. He seguido mi intuición en cada momento y ahora siento que este es el paso que tengo que hacer.

Me gusta ser transparente y sincera y esto es lo que te puedo ofrecer si vienes a tratarte conmigo:

ESPECIALIDAD EN LA MATERIA

Porque desde mis prácticas de acupuntura (como te cuento anteriormente), me he dedicado a tratar a pacientes con endometriosis, síndrome de ovarios poliquísticos, abortos recurrentes, infertilidad desconocida, cándidas e infecciones de orina recurrentes.

La fertilidad y ginecología es lo que me gusta hacer, con lo que disfruto, a lo que dedico mis horas de estudio.

Para tratar a muchas de estos pacientes, lo primero que hemos tenido que tratar son desajustes en el sistema digestivo o un alto nivel de estrés y/o ansiedad así que, aunque no quieras quedarte embarazada o no tengas algún desajuste hormonal, si sientes que tu digestión está afectada o bien no encuentras ese punto de tranquilidad, puedo ayudarte también. Estos son 2 pilares fundamentales a tratar en cualquier paciente independientemente de que el objetivo sea quedarse embarazada o no.

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

Me adapto a la situación de cada paciente. Porque no hay 2 casos iguales, tampoco hay 2 pacientes iguales.

Antes de empezar necesito conocer al paciente para poder plantear el tratamiento de la mejor manera posible, me gusta que me diga qué hábitos de vida tiene y en caso de que sea necesario hasta qué punto está dispuesto a cambiarlos. Cada cuánto puede venir a hacer acupuntura y si puede tomar remedios naturales en casa. A veces, supone tal esfuerzo a nivel económico o de gestión del tiempo, que se convierte en una obligación y no en un hábito saludable. El objetivo primordial es el bienestar y cómo consecuencia de ello conseguir un embarazo saludable. Si el tratamiento en si genera más estrés, preocupaciones y tensiones, pierde su efectividad. Evidentemente, cuánto más hagamos para acercarnos al tratamiento ideal en cada caso, mejor. Es por eso que, en la segunda visita, después de haber conocido los hábitos del paciente y conocer sus necesidades planteo ese tratamiento ideal, para concretar de forma consensuada un tratamiento real que se ajuste tanto a las necesidades del paciente cómo a sus posibilidades de seguirlo.

SINERGIA DE VARIAS TERAPIAS

Siempre digo que cuanta más ayuda tengamos mejor, y así es.

La base de mi  tratamiento es la acupuntura, pero

tengo una caja de herramientas con más técnicas que me ayudan a que el paciente avance más rápido.

La acupuntura no es una medicina rápida, por eso en China, la media de visitas de cada paciente es de 2-3 veces por semana. En occidente, es algo impensable, por lo que necesitamos ayudarnos de remedios naturales o hierbas chinas, alimentos específicos de la dieta y ejercicio, para poder progresar más rápidamente.